Las doce sabidurías

Las 12 grandes sabidurías son como frutas o delicias de la vida, y si las pruebas no solo verás que son ciertas y espiritualmente nutritivas, pero que también son capaces de transformar tu experiencia de que es “SER” un ser humano vivo.

Para mantenerse consciente hay 12 puntos sencillos que saber  nos permite utilizar nuestra propia alma como medicina:

 

1-     Saber que la existencia es una sola cosa, que está completamente consciente, y que se comunica con todas sus partes o aspectos. La vida sabe lo que hace y se comunica con nosotros.

2-     Saber que el universo es amistoso y te está apoyando hasta cuando no lo parece.

3-     Saber que creamos nuestra realidad, que las cosas que nos pasan no son casualidad, más bien ocurre desde nosotros y con algún motivo.

4-     Saber que somos únicos, y que somos capaces de pensar, imaginar, crear o hacer cualquier cosa de alguna forma.

5-     Saber que la vida es un misterio y saber que cambia de un instante a otro, que todo está en movimiento y al mismo tiempo está inimaginablemente bien organizada.

6-     Saber que somos un 99% espiritual o no-materia y sólo el 1% materia.

7-     Saber que el mundo físico tiene más sentido como metáfora que solamente como algo denso. La realidad crea realidad en metáfora de tres dimensiones.

8-     Saber que no existen las casualidades y que cada persona es un alma que está aquí con un propósito de evolucionar. Esta vida es una aventura espiritual es el safari del Alma.

9-     Saber que la vida es muchísimo más creativa o mágica que mecánica. Estamos inmersos en un gran océano de creatividad continua.

10- Saber que la primera relación que tenemos es con nosotros mismos, que es para aceptarnos y ser responsables de nuestros actos. Es este sentido de responsabilidad creativa que nos permite aprender y cambiar nuestros actos y sus consecuencias.

11– Saber que el alma no enferma,  pero si que hay que alimentarla. Si no alimentas tu alma parece que tu vida se muere de hambre. La respiración consciente, la meditación, el arte, la risa y el buen humor incluyendo humor negro, y la limpieza a todos los niveles son algunos de los principales alimentos del alma.

12- Saber que siempre nos estamos mirando en un espejo metafórico, por la cual la vida, lo más profundo de nosotros mismos, nos está hablando, guiando y divirtiendo.

Es sencillo, pero no siempre es fácil porque tenemos resistencias y creencias contraria, así que es para preguntarte ¿Qué es lo peor que puede pasar si pruebo esta nueva acción? En la gran mayoría de los casos muy poco en sentido negativo. Son mucho más grandes las posibilidades positivas del conocimiento.  

Las pequeñas acciones tienen muchísimo más valor que las grandes. Elige una de las 12 sabidurías y haz una pequeña acción… 
y a ver que pasa!

Eric Rolf ©

Anuncios

Cuando tu cambias todo cambia! 

Este es un ensayo de Viktor Frankl,

neurólogo, psiquiatra, superviviente del holocausto y el

fundador de la disciplina; que conocemos hoy como Logoterapia.
No eres Tú, soy Yo…

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?…

¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…
Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.
Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.
Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.
Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.
No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.
Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos “lastimaron”, siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.
Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:
“Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace… siento que me muero”.
¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente… ¿no será un calvario voluntario para nosotros?
No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.
Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: “Mi amor, me haces tan feliz”, “Sin ti me muero”, “No puedo pasar la vida sin ti”, son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.
Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.
La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella… ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.
“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas-la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino”.

Diferencia entre religión y espiritualidad

Hermoso texto de Pierre Teilhard de Chardin (nacido en Orcines, 1 de mayo, 1881 – Murió en Nueva York 10 de abril de1955), que era un sacerdote jesuita, teólogo, filósofo y paleontólogo francés que intentó construir una visión integrada de la ciencia y la teología:
“La religión no es sólo una, hay cientos.

La Espiritualidad es una.

La religión es para los que duermen.

La Espiritualidad es para los que están despiertos.

La religión es para aquellos que necesitan que alguien les diga qué hacer y quieren ser guiados.

La Espiritualidad es para aquellos que prestan atención a su voz interior.

La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas.

La Espiritualidad invita a razonar sobre todo, a cuestionar todo.

La religión amenaza y asusta.

La Espiritualidad da Paz interior.

La religión habla de pecado y culpa.

La Espiritualidad dice, “aprender del error” ..

La religión reprime todo, y en algunos casos es falsa.

La Espiritualidad trasciende todo, te muestra la diferencia entre la realidad y la Verdad!

La religión no es Dios.

La Espiritualidad es todo y, por tanto, es Dios.

La religión inventa.

La Espiritualidad encuentra.

La religión no pide ninguna pregunta.

La Espiritualidad cuestiona todo.

La religión es humana, es una organización con reglas.

La Espiritualidad es Divina, sin reglas.

La religión es la causa de las divisiones.

La Espiritualidad es la causa de la Unión.

La religión te busca para que creas.

La Espiritualidad necesita que investigues que busques.

La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.

La Espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.

La religión se alimenta del miedo.

La Espiritualidad verifica y se alimenta de la confianza y la fe.

La religión está viviendo en el pensamiento.

La Espiritualidad es vivir en la conciencia ..

La religión se ocupa de hacer.

La Espiritualidad tiene que ver con el ser.

La religión se alimenta el ego.

La Espiritualidad nos permite trascender.

La religión nos hace renunciar al mundo.

La Espiritualidad nos permite vivir en Dios, no se da a él.

La religión es el culto.

La Espiritualidad es la meditación.

La religión nos hace soñar la gloria y el paraíso en el futuro.

La Espiritualidad nos permite vivir la gloria y el paraíso aquí y ahora.

La religión vive en el pasado y en el futuro.

La Espiritualidad vive en el presente.

La religión en-claustra nuestra memoria.

La Espiritualidad libera nuestra conciencia.

La religión cree en la vida eterna.

La Espiritualidad nos hace conscientes de la vida eterna.

La religión promete después de la muerte.

La Espiritualidad es encontrar a Dios en nuestro interior durante toda la vida.
“No somos seres humanos que pasan por una experiencia espiritual …

Somos seres espirituales que pasan por una experiencia humana … 

El precio del dinero

Con voz tímida y unos ojos llenos de expectativas, el pequeño recibió a su padre cuando regresaba de su trabajo y le preguntó: 

– Papá, ¿cuánto ganas por hora? 

El Padre con gesto extraño le respondió: – Hijo esas cosas no se las digo ni a tu madre, así que no me molestes que vengo muy cansado del trabajo.
Pero el niño insistió: – Pero papá, por favor dime, cuánto ganas por hora? 

Para terminar con el asunto el padre respondió: – Gano aproximadamente cinco dólares por hora.

Sin inmutarse, el niño mirándole fijamente a los ojos le preguntó: 
– Papá, ¿podrías prestarme dos dólares?

El hombre se cansó de la situación y con brusquedad le dijo: – ¿Por eso querías saber cuanto gano por hora, no? 
Vete inmediatamente a la cama, hace rato que deberías estar durmiendo en lugar de estar aquí molestándome.

Un poco después, el padre reflexionó sobre lo que había ocurrido, se sentía mal y como faltaban pocos días para Navidad, pensó que quizás su hijo quería el dinero para comprar algún regalo … así que fue hasta el cuarto del pequeño y con una voz muy suave le preguntó:
– ¿Duermes hijo? – No papá respondió el pequeño.
– Escucha hijo, aquí tienes los dos dólares que me pediste. – ¡Gracias papá! dijo el niño y acto seguido metió sus manitas debajo de la almohada y sacó tres dólares más.

Entonces le dijo:
 – ¡Papá ahora sí que estoy contento. Por fin tengo los cinco dólares que quería! 
 – ¿Para qué quieres esos cinco dólares?, dijo el hombre.
 – El niño extendió los billetes hacia su padre y le preguntó: – Papá ¿Podrás ahora dedicarme una hora de tu vida? 

Autolimitaciones

Los prejuicios se basan en las creencias culturales y en las experiencias vividas.  Lo único que hacen es encasillar y poner etiquetas, limitando nuestra visión y nuestras oportunidades.  

Así como el supersticioso que solo puede caminar por la acera de la calle donde no está la escalera, es como caminamos en la vida cuando cargamos todos estos prejuicios. 

Es difícil renunciar a creencias arraigadas de toda una vida,  o superar una experiencia personal y volver a la inocencia anterior a haberla vivido. Desde el no juicio y el conocimiento podemos lograr la libertad de mirar las cosas desde fuera sin el filtro que solo nos deja ver una parte.  Ayer conversaba con un joven que no entendía el rechazo de la sociedad a su vestimenta “heavy metal” con calaveras y pinchos, y en concreto del público femenino que no se le acercaba. Afirmaba que la culpa era de todos los demás que le juzgaban solo por ser heavy y escuchar un determinado tipo de música. 

“Por qué te encasillas? “Le pregunté.  “Qué necesidad tienes de mostrar tus gustos musicales externamente? ”

“Disfruta de tu música y tus conciertos,  pero no te encasilles tu mismo y te limites solo a personas con tus mismos gustos.  La sociedad te muestra su rechazo porque te está reflejando tu propio rechazo a pasar desapercibido,  esa necesidad de llamar la atención para filtrar las personas que se acercan a ti. ”

“Tu forma de pensar no tiene por qué verse desde fuera,  y de esta forma eres tu quien rechaza conocer chicas cuyos gustos musicales no coincidan contigo.  Eres tu el primero que las está rechazando!!  Date la oportunidad de conocer todo tipo de personas, no te cierres ninguna puerta , y quizá en esa chica vestida de princesita encuentres a la mayor fan de iron maiden… Solo que ella tiene la personalidad suficiente para no identificarse con un único grupo de música. Creemos que quien viste llamativo es porque tiene mucha personalidad cuando en realidad es todo lo contrario . La persona que tiene confianza en sí misma, no necesita un uniforme para ir por la vida”

“Estos son mis principios,  si no le gustan tengo otros” Groucho Marx

A veces nos sentimos juzgados cuando somos nosotros los que nos ponemos las etiquetas.  Ampliemos nuestro bosque,  y cualquier lobo que pueda asustarnos tendrá solo el tamaño de una hormiga. 

Cris ti

RICHARD GERE: “te deseo felicidad”

¡Tu Fuente de Energía Positiva!

Te Deseo Felicidad- Un Poderoso Deseo y Consejos de Richard Gere Para Ti

Hay un poderoso ejercicio, muy simple, que empecé a usar hace algunos años. A quien encuentre en mi camino, sea una persona o un insecto, el primer pensamiento que asumo respecto a este momento es “Te deseo felicidad”. Y mucho más importante que la idea era esa primera vez que decía “Te deseo felicidad”.

Esto transforma completamente lo que va a ocurrir entre tú y esa persona. Digo esto desde mi experiencia personal. En ocasiones, es muy difícil cuando te encuentras con tu enemigo o cuando te ves a ti mismo en situaciones inesperadas….En este momento, creas la oportunidad de hacer más espacio alrededor de ti…

Ves cómo desaparece esa emoción negativa antes que te tome y te da tiempo a transformarla. Ves las cosas como son, como simple y evidente ignorancia, ira, temor – no de los otros, sino como ignorancia de mi parte, de su parte. Transformas esto, lo dejas ir, te vuelves al amor.

¡TE DESEO FELICIDAD!.

Prueba a hacerlo y observa todo lo que cambiará en tu vida.” – Richard Gere

El actor Richard Gere es un ferviente budista y seguidor del Dalai Lama, y siempre que puede acude a sus conferencias, ya sea en Nueva York, Barcelona o ahora en Australia.

richard gere 2

Es un convencido que el budismo puede ayudar a cambiar el mundo. “Realmente significa que hay una forma de que esto funcione, de utilizar este sistema. Una forma religiosa, psicológica, que puede transformarlo todo”.

Aquí te dejamos 21 consejos que elaboró el espiritual y aclamado actor para que puedas tener una vida plena:

1. Olvídate de la edad cronológica, es sólo un número.

2. Mejora tus relaciones con los que te rodean, mejorará el aspecto de tu piel.

3. Despiértate siempre con una sonrisa…

4. Juega por jugar, diviértete con lo que te gusta hacer.Cumple algún sueño infantil.

5. Cuida tu alimentación, disfruta con ella, no te excedas en nada y equilibralas proteínas, los hidratos de carbono y las grasas.

6. Muévete, camina, nada, practica algún deporte. Ve probando hasta que encuentres lo que mejor le sienta a tu cuerpo.

7. Aprende a ver en cada enfermedad un maestro, en cada bache de la vida una lección que aprender.

8. Sé por sobretodo agradecido.

9. Aprende cada día algo nuevo, es un seguro contra enfermedades neurodegenerativas.

10. Exprésate y escucha a los demás, abre nuevos canales de comunicación. Aprende a utilizar las nuevas tecnologías.

11. Practica algún arte. Si no lo has hecho nunca, busca un maestro e imponte una disciplina. Disfrútalo.

12. Aléjate de personas tóxicas, procura estar al lado de quien amas.

13. No contamines tu cuerpo con lo que le perjudica.

14. Abre tu corazón, no digas siempre “yo pienso”, incluye en tus mensajes “yo siento”.

15. Haz todos los días algo diferente. Toma caminos distintos, tira lo que no te sirva, renueva tu vestuario, desordena alguna de tus rutinas, prueba a entrar en lugares nuevos.

16. No te auto-limites en la forma de vestir, en la decoración de tu casa, en la música que escuchas… todo lo que hace disfrutar, si no hace daño, está disponible para todas las edades.

17. Encuentra todos los días una noticia positiva y compártela con alguien.

18. Practica la bondad y el desapego.

19. Aprende a recibir.

20. Juzga menos (mejor nada), ama más.

21. Vive cada momento, mantente presente…